Home

En el tiempo de las olas

la nave diaria apura las horas

y el hombre no se mira en las aguas

es miedo al espejo del alma.

Deja que mire el horizonte sin sentido

cuando se cansen los tambores

de todas las mareas sociales

deja que los ojos

se salgan sin destino.

¿Quien ve al otro lado del océano?

solo adivinar la eternidad de la orilla

para agotar todos los olvidos

en este mar lejano y mío.

Déjame saludar mis sueños

en las cuencas mas azules de luz

entre mástiles, velas y naves

en el pecho abierto de tanto azul.

 

Advertisements