Home

Cuando las olas marinas

runrunean con el viento

las hojas oro del otoño

musicalizan silencio y sentimiento.

Los espinos respiran húmeda brisa

el aire reposa en las algas

cuando el musgo la cara acaricia

y todas las manos se cruzan.

Vete a caminar el universo

con los pasos del dios sempiterno

ve a jugar con las estrellas

y tendrás las llaves del silencio

y el secreto más sublime

de todo el fin

y todo el comienzo.

Advertisements